sábado, 23 de marzo de 2013

Jabón de leche de cabra y miel II




El peso de cada pastilla es de unos 100 gramos.
Esta foto la hice al poco tiempo de hacer el jabón y ahora el color es algo más oscuro, tirando a canela.
Los ingredientes de este jabón son:
Leche de cabra, aceite de oliva, aceite de coco, manteca de cerdo, hidróxido de sodio, aceite de girasol, cera de abeja, manteca de karité, ácido esteárico, manteca de cacao, aceite de rosa mosqueta, fragancia de miel. Y miel, por supuesto. :)


La leche de cabra en su composición tiene abundantes lipoproteínas. Estas lipoproteínas ayudan al paso de los nutrientes y del agua a través de la membrana de las células epiteliales llevándolos dentro de las células de la propia piel (y no sólo ayudan al paso de los nutrientes que aporta la propia leche sino que también ayudan al resto de nutrientes que forman parte del jabón), esta es la razón por la cual se queda la piel tan suave después de usar los jabones de leche de cabra en vez de los jabones convencionales.
Esta propiedad la hace especialmente importante en pieles dañadas que tienen una fisiología y un metabolismo alterados, y una capacidad de nutrición, y por lo tanto de regeneración, menor.

La miel tiene propiedades antioxidantes, por lo que ayuda a prevenir la flaccidez, las arrugas y las manchas. También es rica en enzimas y aminoácidos. Es antiséptica y antibacteriana.

1 comentario:

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

Qué pena que son jabones y no se pueda comer... pero de todos modos, en jabones quedan muy chulos estos pasteles.
Un beso.